El futuro no se detiene, nosotros tampoco

Vemos un plano medio de un chico rubio con una sudadera gris con capucha esperando el autobús. La sudadera tiene un coche dibujado en el pecho. El chico tararea la canción del spot al ritmo de la música.

De repente empiezan a surgir elementos en animación en tres dimensiones. Lo primero que aparece es una estación de servicio Repsol a escala por detrás de él a la izquierda de la pantalla. Sobre la estación se forma en 3D un teléfono en el que se puede ver la aplicación Waylet de Repsol. A continuación, también en 3D, empieza a aparecer a la derecha del plano un surtidor de energía eléctrica mientras que el cordón de la izquierda de la capucha se transforma en una manguera de color azul con un boquerel por el que pasa la electricidad y se mete en el dibujo del coche de la sudadera. Este cobra vida y se despega del tejido volviéndose también 3D y las ruedas empiezan a girar. El coche se sale del plano por la izquierda dejando debajo otro dibujo de coche.

El chico chasquea los dedos con la mano derecha. El cordón de la sudadera vuelve a ser normal, el teléfono móvil y el surtidor azul desaparecen y el surtidor aparece mucho más pequeño en la izquierda, dentro de la estación de servicio a escala.

Justo después aparece un nuevo surtidor en la derecha, esta vez de color naranja, simbolizando el autogás, y el cordón de la derecha de la sudadera se vuelve naranja conectándose al dibujo del coche. Este vuelve a cobrar vida con la energía naranja que pasa con el cordón y vuelve a salir del plano por la izquierda.

El chico vuelve a chasquear los dedos con la mano derecha. El surtidor naranja desaparece de la derecha y se une al anterior a la izquierda, dentro de la estación de servicio a escala. Seguidamente, aparece el tercer surtidor a la derecha, esta vez verde representando Repsol Neotech. El cordón de la derecha se vuelve verde y se conecta en la parte trasera del nuevo dibujo, que vuelve a cobrar vida con la energía verde y sale del plano por la izquierda.

El chico chasquea los dedos una vez más y aparece como flotando en 3D un mensaje en la parte superior derecha de la pantalla: “Energía para todos”.

Por corte, vemos un plano medio de una niña sentada en el suelo de su habitación que continúa tarareando la canción donde el chico de la parada lo dejó. La niña lleva una diadema blanca y desenfocado de fondo podemos ver una casa de muñecas con placas solares sobre ella a la derecha y un globo terráqueo, un robot y un dibujo de una presa a la izquierda.

De repente un sol a la izquierda de la cabeza de la niña se crea un sol en 3D flotando, como hecho con piezas de juguete de construcción de color amarillo y naranja. La niña lo mira, levanta el dedo de su mano derecha apuntándolo y, como si mandara sobre él sin tocarlo, empieza a mover el dedo a izquierda y derecha. El sol sigue la posición del dedo flotando sobre la niña. A la vez, en su mano izquierda abierta hacia el frente, empieza a formarse una placa solar, también de piezas de construcción de juguete, que va siguiendo como un girasol los movimientos del sol mientras la niña lo mueve. Las placas solares de la casa de muñecas también lo siguen.

En un momento, el sol se va y la placa de su mano izquierda desaparece y la niña junta las manos como para coger agua de fuera de plano por debajo. Al subir las manos juntas a modo de cuenco empiezan a aparecer un montón de piezas de construcción azules y blancas que se mueven en 3D como las olas del mar. Sobre ellas empiezan a formarse tres molinos eólicos flotantes que se mantienen sobre las olas y empiezan a girar. La niña las mira asombrada.

Mientras esto pasa el agua del dibujo de la presa, a la izquierda de la imagen, ha empezado a moverse y ha cobrado vida, saliendo del papel en la pared y cayendo como una cascada de piezas azules y blancas a modo de agua. Además, en la diadema de la cabeza de la niña se ha formado una ciudad de piezas de construcción de muchos colores, con coches que se mueven y luces que se encienden con la energía eléctrica producida de forma sostenible por los molinos, las placas y la presa.

De los molinos eólicos flotantes surge un mensaje en 3D como llevado por el viento que pone: “Energía renovable”. Algunas de las piezas de construcción vuelan de forma mágica alrededor de la cabeza de la niña mientras ella sonríe, mira a cámara y sigue tarareando la canción.

Justo después aparece tecnológicamente una cartela blanca desde los dos lados sobre la que podemos ver el logo de Repsol y su claim: “Inventemos el futuro”. Seguimos viendo la url de la web de campaña: elfuturonosedetiene.com